Valeska Guía una ginebresa de 34 años dijo recientemente en el canal americano ABC haber sido retenida por la fuerza en el barco de Scientology  Free Winds durante 6 años.

Valeska nació en Ginebra , hija de padres scientólogos. A los 14 años, decidió unirse a la Organización del Mar, el cuerpo de élite de Scientology, a la que pertenecería durante 12 años. Al poco tiempo ya firmaba el “contrato de mil millones de años” impuesto por la Org a los miembros, pasando a trabajar en la base de Clearwater (Florida). Lejos de avanzar espiritualmente, se encontró lavando y planchado prácticamente todo el día.

Su situación empeoró en 1996, cuando su madre abandonó Scientology. En ese momento, la Organización del Mar decidió enviar a la joven a bordo del Freewinds para evitar cualquier influencia indebida. La joven refiere que “pasé contra mi voluntad a trabajar en el mantenimiento del barco y después como camarera en el restaurante, por 50$ a la semana […] no podía bajar del barco sin compañía […] me habían confiscado mi pasaporte […] y tampoco tenía cuenta bancaria […] es que no podía huir, además, la mayoría del tiempo estábamos en medio de la nada, en el mar […]”.

Debido a su “temperamento rebelde”, la enviaron a “rehabilitarse” en Australia, donde conocería a su marido y se casaría más tarde en secreto, para poco después salir de Scientology ambos.

El portavoz de la Suiza occidental de Scientology, Francine Bielawski, dijo que “se trata de un caso aislado”.