Los cursos Genius o el arte de manipular las emociones

By |2018-03-24T12:37:39+00:0028 febrero, 2018|GENIUS / Your Trainers Group|

Hace unos meses, el Diario de Girona sacaba una nota de prensa en relación a la empresa Genius, que ofrece cursos de memoria y aprendizaje rápido, y de la cual he ido recibiendo consultas tanto de familiares como de antiguos colaboradores de esta empresa durante los dos últimos años. 

La empresa en cuestión (conocida anteriormente como Your Trainers Group o Genio en 21 días), fue puesta en marcha en Italia, siguiendo el modelo de otras ya existentes. En palabras del fundador Luca Lorenzoni -a quien suelen presentar como modelo de éxito a seguir-, fue del siguiente modo: “mi historia es muy simple…pero fascinante. Estudiaba economía en Venecia, tras el primer año de universidad conocí a través de un amigo la existencia de un curso sobre técnicas de lectura veloz y aprendizaje rápido, que aseguraba aumentar la eficacia mental…cuando hice el curso, vi que la mente podía ser usada de un modo. Hice este curso y empecé a colaborar con quienes me ofrecieron este servicio. Y me convertí en un instructor. Y abrí una sede en Torino…Tuve que hacerlo todo solo…pero mi pasión y continuidad fueron los instrumentos para que todo saliera delante a mis 33 años”.

Desde entonces, la “empresa de formación personal” -como la designan ellos mismos- se ha extendido desde Italia hacia Suiza, Estados Unidos, Inglaterra y España; en nuestro país, se encuentran repartidos por Barcelona, Sant Cugat, Madrid, Valencia, Sevilla y Palma de Mallorca. El reclamo inicial: técnicas de memorización y aprendizaje rápido, con promesas de resultados a todos los niveles (mejora del rendimiento, mejora en los exámenes a la hora de aprender nuevos idiomas o incluso de llevar adelante un negocio). En los próximos días, podremos encontrarlos en el Salón de Enseñanza de Madrid, para luego pasar por el certamen de Barcelona y Pamplona. En esta ocasión, vendrán colaboradores de toda España para “promocionar” los cursos de memoria entre los estudiantes que asistan a estos eventos, aunque no deja de sorprender que los organizadores del Salón de la Enseñanza lo permita, ya que habitualmente tienden a salirse de su stand para ir paseando por todos los restantes para hacer sus demostraciones de técnicas de memoria rápida de cara a inscribir a más gente a sus futuras presentaciones.

Pero, ¿cómo funciona esta empresa? ¿Qué ofrecen exactamente? ¿Por qué se preocupan las familias por estos cursos? ¿Y por qué piden ayuda a un especialista en sectas?. En Barcelona, es posible encontrarlos continuamente en Plaza Cataluña, así como en Madrid se mueven fundamentalmente por la zona de Moncloa y Fuencarral, aunque últimamente se extienden también a algunos centros educativos donde poder atraer a padres y jóvenes a los cursos de memorización “para mejorar en los estudios”. La mayoría de las personas que están a pie de calle “promocionando” los cursos son jóvenes, entrenados específicamente durante sus cursos para acercarse a otros jóvenes y convencerles con entusiasmo de que “podrán mejorar su rendimiento o sus resultados”  a todos los niveles a través de una serie de técnicas de memoria. En ese primer contacto, no se explica nada más, “tienes que vivirlo”, “tienes que venir a la presentación, es gratuita, no hay compromiso ninguno” o “no te lo puedo explicar en tan poco tiempo una experiencia que seguro que te cambiará la vida”.

¿Cómo funciona esa primera toma de contacto en la presentación del curso? En la primera reunión, el instructor da muestras de memorizar un número muy largo (“el numerazo” como lo llaman ellos mismos). Los jóvenes quedan deslumbrados, con la impresión de que con eso podrán aprender cualquier cosa. Si bien ir a la presentación se ofrece como “una clase gratuita”, hay que aclarar que en realidad no es una clase gratuita, sino más bien una venta de unas dos horas y media, donde se encargan de remarcar los aspectos negativos que uno tiene en su vida (“anclajes”), al mismo tiempo que se insiste en todas aquellos otros  aspectos positivos que supuestamente obtendrán una vez hecho el curso.

En esa misma presentación, muchos familiares y jóvenes que estuvieron, refieren una sobrecarga de información, un ambiente muy afectivo y que no deja mucho tiempo a pensar y llegado un momento dado una presión a apuntarse al curso, bajo el pretexto de que “quedan pocas plazas” o incluso “si te apuntas ahora, no te costará 2.260€, sino tan sólo 1.490€”. Aunque también hay que decir que es tal la desesperación por inscribir a nuevos participantes, que si alguno se dio unos días más para pensárselo, y luego se decidió a hacerlo, le dan igualmente el precio más bajo para hacerle sentir que es algo especial que le ofrecen a él / ella. 

Los antiguos colaboradores con los que he podido trabajar, describen dinámicas de grupo con fuerte presión emocional, en donde se insiste continuamente en inscribir a conocidos, familiares o amigos, bajo argumentos del estilo “no hay nada que tú no puedas hacer”, “la gente de tu alrededor está llena de energía negativa, tú puedes cambiar eso” o “tú puedes dar lo mejor de ti”. Por su parte, los responsables de la organización, ante las críticas con respecto a que el reclamo inicial de la memorización se transforma en una suerte de curso de ventas a través de técnicas motivacionales repetitivas y altamente emotivas, afirman que trabajan mucho la motivación “porque sin un método de estudio personalizado las técnicas de aprendizaje no son suficientes”. Incluso en el artículo mencionado anteriormente, uno de sus representantes en España, se refería a que “son profesores y les pago por dar cursos”, cuando no hay ningún profesor titulado y tampoco hay contrato laboral alguno (si bien desde enero de este mismo año, han empezado a dar un mínimo mensual ante las críticas recibidas tanto en España como en Italia).

Si bien sostienen reiteradamente que “nadie está obligado a traer a nadie”, esta afirmación contrasta con las numerosas actividades en donde con total claridad se estimula continuamente a inscribir a más personas a los cursos. De hecho, toda la actividad tras la demostración inicial se encamina a mentalizar continuamente a que los colaboradores “encuentren su misión, se enfoquen a la misión”, que no es más que reclutar y reclutar a más inscritos para los cursos.

Sostienen que disponen de 5.000 estudiantes cada año, lo cual en términos aritméticos da una cifras con muchos ceros, economía que no es clara y en donde gran parte de los beneficios va a parar a los responsables. Para sostener la supuesta bondad del sistema, se jactan de estar “a punto de publicar un libro que contendrá más de 600 testimonios positivos”, lo que recuerda al recurso utilizado por muchas organizaciones de este estilo que se apoyan continuamente en la sobreabundancia de testimonios positivos y el silenciamiento de aquellos otros negativos, que se atribuye a “clientes descontentos”,  “hechos puntuales” o “malentendidos”.

Sin embargo, en mi trabajo con antiguos colaboradores tanto de España como de Italia, se repiten una serie de constantes que se alejan de los resultados que prometen y que los acercan más al polo de la sectarización. Así, por ejemplo, los cambios que habitualmente refieren los familiares de las personas que pasaron a colaborar oficialmente, son compatibles con los que se observan en otras dinámicas en donde hay fuerte carga adoctrinante: asistir cada vez más a las actividades (dejando de lado otros intereses o actividades), empezar a repetir la jerga y las palabras clave del grupo (con las mismas palabras, con expresiones y frases hechas, clisés del grupo), seguir las pautas de estilo de vida que ofrecen sin cuestionárselas (cómo hacer en el día a día, cuánto tiempo dedicar a cada cosa, etc.), una actividad diaria dedicada a la empresa que termina siendo agotadora (sin contrato laboral y con horarios sin fin) e incluso pasar a vivir con personas de la misma organización (como forma de reforzar la cohesión de grupo y el control sobre los colaboradores).

Este tipo de movimientos se mueven en una zona de cruce entre los seminarios motivacionales de venta, los contextos de relación sectarios, el crecimiento personal de corte new age y nociones variadas de PNL, así como por dinámicas de grupo caracterizadas por el “bombardeo de amor” y un ambiente de grupo muy cargado emocionalmente con actividades de visualización guiada. Son talleres en donde el trabajo en grupo y el empleo de técnicas psicológicas (relajación, visualización guiada, etc.) se emplean para reforzar el efecto adoctrinante dirigido a instalar la idea esencial del grupo: inscribir a un mayor número de miembros.

Si bien el primer movimiento de atracción pasa por “la presentación”, esto es, una demostración vistosa de técnicas mnemotécnicas que efectivamente funcionan, en un segundo momento se van introduciendo relajaciones profundas, procedimientos para modificar el estado anímico con relajación acompañada de música, estimulando una visualización para imaginar el objetivo a conseguir (inscribir a más personas) y “anclando” emociones con palabras clave del grupo. El discurso se dirige a las emociones: ya no es inscribir para ganar más dinero, sino que es “vas a poder cambiar tu trozo de mundo” (aunque eso implique finalmente acabar trabajando de ocho de la mañana a diez de la noche para acabar el día cenando con todos los demás colaboradores, quedándose la persona sin vida personal más allá del entorno del grupo). 

Hasta el momento, la estructura jerárquica de esta empresa contempla una serie de fases a atravesar, que se van sucediendo en la medida en que se traen más personas a las presentaciones: “colaboradores” (de los que se espera que traigan a personas conocidas a los cursos), “colaboradores oficiales” (que han cursado el curso Eagle y han inscrito a 7 nuevos alumnos), “colaboradores profesionales” (que han llegado a inscribir a unos 30 personas para los cursos), pudiendo  partir de entonces entrar en la fase de “adiestramiento”, que es el camino para llegar a ser “instructor”.  A partir de ese momento, la persona pasa a ser “potencial”, luego “asistente”, posteriormente “responsable de centro”, luego “instructores” y finalmente “franquiciados” (en nuestro país no tenemos todavía esta figura, no así en Italia, que puede acceder todo aquel que hubiera inscrito a unos 1000 potenciales en los cursos).

Si bien los instructores aseguran que los miembros viven con sus familias, lo cierto es que en la práctica una parte significativa de colaboradores pasa a vivir en pisos compartidos con otros miembros de la organización (en Barcelona, por ejemplo, el instructor vive con ellos en el mismo piso). Además, en la experiencia de antiguos colaboradores que estaban en camino de adiestramiento para llegar a ser instructores, refieren que dejaron sus estudios o carreras; de hecho, no hay ninguno que disponga de titulación universitaria (exceptuando aquellos que entraron en fase de adiestramiento una vez terminada la Universidad).

Los antiguos participantes de estos “cursos de memoria” subrayan que nadie explica los contenidos de los cursos, debido a que “te dicen que es una experiencia que te va a cambiar la vida, no hay que explicarla: hay que vivirla”. El ambiente que se crea desde los primeros contactos es de alta intensidad emocional, hasta el punto que afirman que son una familia, “aunque no somos la primera, somos como una familia para ti”, lo que significa en la practica que “uno debe estar abierto para poder compartir”. Si bien se insiste en que las relaciones con la familia son muy importantes, finalmente las actividades son tan absorbentes que muchos ex colaboradores describen alejamiento y distorsión de sus relaciones previas a la entrada en los cursos.

El Curso de Memoria 

El Curso de Memoria (o Básico) es el primer paso para entrar en el engranaje de Genius tras la presentación inicial. Se funciona con los primeros pasos en técnicas de memorización. En las actividades de grupo se estimula “compartir”, a abrirse emocionante ante los demás, debiendo aceptar igualmente que luego se pueda hacerse un “giro de mesa”, esto es, tolerar ser objeto de la crítica de los demás por no traer a más personas a los cursos, siendo interpretado eso como que “no acercas personas a los cursos”, “no te estás comprometiendo”, “te estás poniendo excusas” o “tienes que llevar los cursos a tu entorno”.

Al final del primer día de taller, se habla de la importancia de “dar las buenas noches”, esto es, a través de una historia que el instructor explica se insiste en la importancia de dar las buenas noches a los propios padres, en un ambiente muy emotivo donde el propio instructor refiere su propia experiencia, junto con música de fondo que acompaña los estados emocionales que se buscan inducir en el taller. Se supone que los participantes deben dejar de ser niños y pasar a ser adultos haciendo este ejercicio.

Los participantes recuerdan que a lo largo de todo el curso Básico, se va repitiendo el eslogan de lo importante que es el Curso ONE; por ejemplo, a través de una canción de Naya Rivera en donde se repite continuamente ONE, ONE e incluso a través de otras referencias que van apareciendo a lo largo del Básico. De hecho, en todos los cursos que se promocionan, siempre se insiste en el curso siguiente y en la importancia decisiva de hacerlo, especialmente con el curso Eagle, porque “ese curso será el que te cambiará la vida” o “con ese curso empezarás a marcar la diferencia”.

Durante el mismo Curso Básico, se trabaja también “el péndulo de las emociones”, una actividad en la que en una pizarra se dibuja un péndulo, debiendo detallar a un lado las emociones positivas y al otro lado las emociones negativas; por lo general, tiende a llenarse más el lado de las emociones negativas y se remarca que para el cambio transformador “hay que dejar de ser un gusano, que es el único ser vivo que se arrastra por los suelos”. Todas estas actividades se acompañan siempre de música y en los momentos de pausa los colaboradores se acercan para hablar de “lo importante de la colaboración para crecer”.

Se insiste también en lo importante de asistir a la cena y de hecho muchos empezarán a ser colaboradores por el ambiente tan divertido que se estimula en los encuentros y las cenas de colaboradores.

El domingo por la mañana, a media mañana antes de la pausa, se introduce “la historia de la pulga” o la del “elefante Fufi” y que básicamente hablan de cómo adiestrar a una pulga para que salte por encima de sus límites. Se trata de una historia que anima a los participantes “a saltar los límites”, “a salir de la zona de confort” y entre música y pausas escogidas, se estimula a que los participantes “rompan sus límites”. Al final del domingo, se realiza una visualización guiada con la música muy alta, para más tarde estimular a “compartir con los demás”, momento tras el cual se acercarán los colaboradores nuevamente para preguntar quién de los asistentes quiere pasar a ser colaborador. Para ello, se hace referencia a la “historia de Mattel”, quien se explica que no tenía nada y levantó un imperio, haciendo alusión a que fue de entrada un vagabundo quien le abrió un día la puerta y eso cambió su vida, sin haberle pedido nada a cambio. Se espera de los asistentes que hagan como este vagabundo, que se apunten a ser colaboradores sin pedir tampoco nada a cambio porque eso dará lugar a la transformación.

El cierre siempre es con aplausos y alegría del que pasa a convertirse en colaborador. La idea que siempre se va repitiendo es que “no queremos que seas instructor de Genius, lo que tienes que llegar a ser es instructor de la vida”.

A partir del Curso de Memoria (Básico), el recorrido abarcará otros cursos que no necesariamente siguen un orden secuencial pero que por lo general pasa por el curso ONE y el Curso Eagle. El Curso ONE cuesta unos unos 1.500 € por cuatro días y puede acceder casi todo el mundo dado que tan sólo es necesario pagar, no reclutar a más inscritos. Pero el Curso Eagle tiene un mayor valor dentro de la organización e implica un mínimo de personas inscritas para poder realizar el curso. Además de estos cursos, están también los Summer Camps, los Winter Camps, los Eventos (como la cena de julio, la de Navidad) y la Convention.

El Curso Eagle

De los cursos Eagle, tan sólo se han realizado 5 en España hasta el momento. Básicamente son dos días y medio, en un hotel que no se sabe cuál es hasta el último momento, de forma que la expectativa es muy elevada. Hay personas que esperan mucho a hacerlo porque tiene que haber un mínimo de 18 personas que hayan conseguido 7 apuntados al curso para que pueda realizarse un Eagle.

El Curso Eagle se promociona constantemente como “un marcar la diferencia”. Antes de realizarlo, se envía un cuestionario previo a los inscritos, en donde deberán indicarse los puntos negativos y positivos. Si bien al final del curso se quema ese cuestionario delante de todos, durante el curso puede ser un recurso al que volver en público si alguien manifiesta dudas con respecto al curso o no lo ve claro, haciendo referencia el instructor a aspectos allá contenidos para presionar emocionalmente de cara a que se sigan realizando más cursos.

De hecho, el curso Eagle lo presentan como “el único sitio donde podrás cambiar realmente  el significado de tu vida”. En este mismo sentido, algún antiguo colaborador recuerda también que se dijo con claridad que “si te sales de YourTrainers no serás feliz, sólo aquí estamos protegidos”.  En las noches de colaboración se habla continuamente del Eagle o en las cuentas de Instagram de colaboradores hay continuas referencias al “yo te llevo allí”. Los instructores del Eagle muestran una actitud más confrontativa y hacen mayor presión para memorizar todo con mayor exactitud.

Todos siguen vistiendo traje, “porque hay que distinguirse, sentirse orgulloso de formar parte de una empresa”. Se sientan en forma de herradura, con una escenografía muy cuidada y mucha emotividad. Presionan a los participantes, los mandan callar si hace falta para que escuchen las consignas del Eagle. En este curso, “los instructores ya no serán tus instructores, serán los instructores del Eagle”.

Los participantes del Eagle describen un actitud de cierta presión emocional sobre los participantes si no han logrado memorizar todo lo que se les pidió. Hay quien describe que hay amenazas veladas si no se consigue memorizar todo, de forma que se podrá expulsar a la persona de los cursos (“perdiendo así tu gran oportunidad”) o se les puede presionar para que traigan más personas a los cursos (“si es que se quieres continuar asistiendo”). Otros antiguos colaboradores se refieren a que cuando tuvieron que salir adelante a hablar ante todo el mundo, “se te machaca verbalmente…eres un hijo de mierda…me das asco…emocionalmente te destruyen como ellos dicen para luego reconstruirte para hacerte a su imagen y semejanza…para convertirte en el tipo de persona que quieres llegar a ser”.

Durante los tres días que dura el curso, los participantes deberán dejar en una caja, antes de entrar a la sala, sus móviles y sus relojes, “así no habrá nada que pueda sabotearte”, de forma que durante esos tres días, el aislamiento del exterior es bastante marcado. Tampoco se permite el empleo de estimulantes ni de alcohol. No se permite hablar de lo que allá dentro sucede, ni tan siquiera con el compañero de habitación. No se ve bien abandonar la sala y siempre que se abandona por algún motivo (por ejemplo, ir al lavabo), la persona debe ser acompañada por otro compañero, indicando además que “si sales, igual justo te pierdes algo que le podría haber cambiado la vida a tu compañero”, haciendo que la persona se sienta culpable de hacer perder al compañero que le acompaña “su gran oportunidad de cambio”.

La primera parte del Eagle se basa en que todos los participantes se presentarán ante los demás, verbalizando públicamente para qué quieren realizar ese curso. Los participantes describen actitudes de presión y crítica, al mismo tiempo que en alguna actividad se estimula a que los demás le digan a uno qué piensan de él o ella por las cosas que dijo o cómo se comportó. Ante las lágrimas de algún participantes o el hecho de que se vengan abajo cuando “se le hace el giro”, se indicará que “estas cerrado y no te abrías, había que hacerlo de este modo”.

Los horarios del Eagle son interminables, “hay que estar siempre conectado a tu misión”. Se duerme poco por toda la intensidad y porque se acaba tarde y se sigue con la cena hasta altas horas, de forma que el cansancio aumenta. Tampoco se sabe con precisión a qué hora se come, dando tan sólo agua, “porque lo importante es estar presente”.

Al acabar el segundo día, “empieza el Eagle”. Se pone en marcha el ejercicio de “El mundo”, donde se sitúan los participantes en círculo y detrás se ponen los potenciales e instructores. Se anima a que se vote a la persona que mejor ha funcionado en el Eagle, pero también a que se vote a la que peor lo hizo. Seguidamente, se realiza una actividad en donde se anima a que las personas busquen a un compañero para trabajar con él o con ella, al final siempre queda alguien que no ha sido aceptado en su propuesta, a quien se critica o incluso se pueden mofar de esa persona, para pasar a concluir que “en realidad, el ejercicio más importante del Eagle no existe, era éste”.

Durante este día, se anima también a escribir la “Shit List”, una lista en donde deberán escribirse “todas las cosas malas”, debiendo ducharse posteriormente a modo de ritual para “para quitarse toda esa negatividad”; antes de ir a dormir, hay que hacer la “Sweet List” donde se incluirán todos aquellos aspectos positivos aprendidos en el curso e irse a dormir.

El último día, los instructores estimulan cantar juntos una canción (p.ej., La Macarena) para subir el ánimo de los asistentes y hacer un cierre de taller Eagle. Ese último día se estimula a que los participantes salgan y “compartan lo bueno que han sacado del Eagle”. También pondrán una canción italiana que habla de la importancia de los padres y de tratarlos bien, en un tono nuevamente muy emotivo. Seguidamente, se toman las “Shit Lists” y se queman en un ritual público de grupo destinado a “eliminar la negatividad”.

Este ambiente regresivo tiene su colofón en la actividad de “renacimiento”, donde se colocan unas mantas en el suelo, simulando que es el útero materno. Se anima a los participantes a ir arrastrándose por el suelo para pasar por debajo de las mantas y simular el parto, esperando otro participante al otro lado y haciendo el rol de papá o mamá, indicando “venga, sal, que te estamos esperando con ganas”. La actividad acaba con un abrazo de la persona que “ha renacido” con su “papá o mamá”.

Cuando acaba el taller de Eagle, al día siguiente, que suele coincidir con un lunes, en todos los centros de Genius, aquellos que participaron en el taller están invitados a pasarse por allá, “para mostrar a todos el cambio que habéis obtenido en vuestras vidas”, dando ejemplo y estímulo para que otros colaboradores se animen a realizar posteriormente el Eagle.

El Curso One

Se trata de un curso que se promociona como “una experiencia emocionante…que une las mejores técnicas de gestión del estado emotivo y del bienestar personal con ejercicios prácticos inolvidables”. Al mismo tiempo, venden el curso ONE como “el curso de la felicidad”.

En esta ocasión, durante cuatros días, se trabajará lo que denominan “La tríada de la excelencia”, que tiene que ver con el comportamiento físico, el lenguaje y las creencias, asegurando que través de los ejercicios que se realizarán “se aprenderá a gestionar los estados de ánimo”, al mismo tiempo que se conseguirá “condicionar los estados de ánimo mediante el uso de tu cuerpo”, a través de ejercicios de visualización guiada, firewalking y otros recursos pretendidamente orientados al crecimiento personal. Pero fundamentalmente, se hará hincapié en la ilusión de las creencias y en aquellas “creencias limitantes” que no ayudan a “transformar el mundo”.

Durante el segundo día de taller, se incidirá sobretodo en “la psicología del dinero y la abundancia”, lo que se traduce nuevamente en estrategias acerca de cómo inscribir más personas hacia los cursos de Genius. Se promete que través del curso “entenderás cómo poder identificar y modificar tu modelo de dinero y cómo traer riqueza a tu vida”. La cuestión del dinero queda siempre recubierta por el argumento de que “no es el dinero, sino hasta dónde estás dispuesto a dar para marcar un cambio significativo”.

El tercer día los contenidos del curso se centran “en las creencias…trabajarás a un nivel profundo… cómo cambiar las reglas y los valores que te impiden obtener lo que deseas”. El último de los días se centra en la relación de pareja, “para encontrar tu propia misión…ya que al final del ONE tendrás la posibilidad de tener clara en tu mente tu misión”. En todo el curso se promete que “lo mejor de las sesiones serán además las pruebas especiales”, que continúan siendo ejercicios orientados a asegurar una mayor adhesión a Genius, así como a que se traigan más personas a los cursos de memoria porque es el modo de “transformar tu realidad”.

En cuanto a la misión, todas las actividades se encaminan a mostrar al participante que su misión más transformadora será inscribir a nuevas personas a los cursos de Genius. De hecho, los mensajes que se repiten de forma continuada a los colaboradores para que se centren en la tarea de la empresa son del siguiente estilo: “cuando estoy conectado con lo que hago, transmito un montón y entonces inscribo más personas…y me conecto con mi misión, porque amo lo que hago”.

La actitud personal exigida es que la persona “viva” el mensaje que quiera transmitir, que siempre es inscribir a otras personas a una presentación, para lo cual se estimula que tomen como ejemplo a sus instructores y que “memoricen la demo”, esto es, que sean capaces de replicar la ejecución del instructor, remarcando que deben mantenerse a raya las dudas o “pensamiento negativos” (es decir, dudas con respecto a lo que se está haciendo). En sus palabras, “a veces la demo da emociones de mierda, como miedo e inseguridad… que pueden notarse y entonces no se hacen inscritos…cuando entres en la sala, ¡no recites!…no hay que recordarla, hay que vivirla…porque construyes el centro de Genius gracias a la Demo, es lo más importante que podemos hacer…es la herramienta con la que podemos marcar más la diferencia”.

Y a la hora de replicar la demo y que el colaborador empiece a realizar las suyas, los instructores insisten en que “tenéis que tener hambre de hacer la demo, porque es la herramienta que os ayudará en vuestro trabajo…antes de entrar en la demo, hago mi ritual…no existo para nadie en esos minutos antes de entrar a la sala…y me conecto mentalmente con imágenes que me sirvieron en el aprendizaje, visualizando a los colaboradores en el Eagle…y me conecto con el pensamiento de que estoy a punto de cambiar la vida de las personas en esa presentación”.

Durante los cursos para colaboradores, tanto como en la Summer School como en la Winter School (otros cursos que se intercalan en todo este proceso cursillista) se insiste en que hay que inscribir a personas sin tener muy en cuenta aquellos otros que deciden no apuntarse, ya que según Genius “los asustados nunca han empezado…alguien que se asusta y no empieza…son cobardes, sí…nunca han empezado…los débiles han muerto por el camino…hay gente que empieza pero hay gente que no quiere pagar el precio que supone todo…y muere por el camino”.

Los instructores transmiten que aquel que dedica inscribirse es un valiente, “porque quiere marcar la diferencia”, al mismo tiempo que se estimula la vivencia de ser únicos y especiales, como cuando indican que “quedamos nosotros…hay muchas personas que tenían sueños, como ser instructor…pero se han asustado, han tenido miedo de promocionar…de pagar el precio …ha tenido miedo de ponerse a prueba…he dicho a los profesores que esa es nuestra misión…varias veces me miro al espejo y pienso: quedamos nosotros. Sino lo hacemos nosotros… ¿quién lo hará?. Esa es la pregunta que me hago a menudo cuando las cosas no van bien…y habrá momentos en vuestra vida en que las cosas no os irán tan fáciles…os aconsejo un pensamiento…pregúntate: <¿Quiero de verdad morir durante el camino porque soy débil … o quiero arriesgarme?>”.

Para afrontar esas dudas o titubeos del colaborador, los instructores insisten reiteradamente en que en realidad “el curso Eagle, convertirse en instructor, eso sí es un objetivo en la vida… La persona en la que te conviertes mientras vas ahí…apuntar a alguien para el curso significa para mí decir <te quiero>. Es como decir <quiero tu bien, que tengas en tu vida algo de felicidad>…Si estaréis conmigo en Nueva York o en Miami… eso es ganarse el derecho… marcar más la diferencia,…los que vienen conmigo es que han mostrado lo más”. Estar cerca del instructor, poder acompañarle en sus viajes a Nueva York o Italia, se convierte en una gran oportunidad reservada a unos pocos, “a aquellos que se atreven a dar un salto y convertirse en lo que realmente quieren llegar a ser”.

En todos los cursos que realizan, tiende a incluirse un momento de visualización guiada, como una que utilizan en el final de la etapa de colaboración, destinada a tocar todas las fibras emocionales del colaborador para que haga en Eagle. Veamos un ejemplo. Llegados un punto del curso, se pide a todos los participantes que cierren los ojos, se pone música de fondo y el instructor empieza a dirigir la visualización del siguiente modo: “siempre hablo contigo, en este momento…(música in crescendo)…piensa un poquito en cómo eras, recuerda todo lo que viviste aquí…recuerda cómo eras, quién eras cuando empezaste…en septiembre…luego vino octubre, luego noviembre, y diciembre…¿qué pasó?…¿cómo estuviste?…piensa en todas las personas que has encontrado…piensa en cuáles son las personas más importantes en tu alma, ¿quiénes son?…(música de fondo más emocionante)…¿cómo empezaste?… quizá pensando <este es mi año>…<este año es diferente>… tenías razón…ha sido diferente (música triunfal)…seguro … porque nos encontramos este año en el curso…quizá tú querías un cambio, ser el cambio…(baja la música)…piensa en cómo ha ido y seguro que ha sido mejor que el año pasado y será inferior al siguiente…pero para hacer eso, para conseguir un año más rico, más bonito, lleno de amor, lleno de crecimiento…hay que hacer algo diferente…piensa en todo lo que has aprendido, las enseñanzas más importantes de este año, en todos los mensajes del curso que más te han llegado…las buena noches, el niño, el péndulo, la pulga o el elefantito…has aprendido que aquél que cae se levanta…usa sus capacidades para ir arriba, que es un líder (va subiendo la música) aprendiste con el péndulo que un hombre verdadero ¡no tiene miedo de sufrir!… ¡de recibir el golpe, quizá se cae a la puta pero sigue adelante!…pero vivir significa ¡estar dispuesto a sufrir!… aquí has aprendido la responsabilidad (Va subiendo la música y el tono de voz del instructor)… todo depende de tí…tú quizás has decidido hacer y ser el cambio de tu vida, en tu familia…has aprendido a levantarte con la sonrisa…levantarte con hambre…(música cada vez más elevada)… si fueras coherente con lo que has aprendido, ¿cómo sería el año que viene? ¿Dónde llegarías el año que viene?… (baja la música en seco)…piensa en todos los mensajes, todo los objetivos que te has metido en la cabeza…aprendiste el <no obstante todo>… has aprendido a poner la sonrisa no obstante todo…a que el fracaso no existe, el problema es que si tú caes, te dices que no vales, pero has aprendido a levantarte…sabes que vales un montón, empieza por tí, porque tú eres el primero que tiene que decir cuánto vales…nunca decir <no puedo>…nunca…tú quién eres te preguntas, ¿por qué estás en este mundo?…¿por qué naciste?…si estás aquí esta noches es porque tú quieres ser la mejor versión de ti mismo…naciste para ser un ejemplo, el ejemplo de gratitud y entusiasmo, de crecer cada vez más…¿lo harás o no? (sube música) sino …¡¿qué coño haces aquí?!…(música ensordecedora)…¡tú estás aquí y tienes que cambiar el mundo!…¡tú quieres cambiar el mundo, porque se puede, pero tienes que quererlo, seamos loco en el mundo!…(baja en seco la música)…yo quería esto totalmente…(voz muy suave y sugerente) … la gente se iba diferente después de hablar con ellos, cuando tú empiezas a creer en ti y que tú eres alguien especial…con cada célula de tu cuerpo, fuertísimo, y empiezas a actuar coherente con eso..tienes un equipo que puede hacerlo…la gente lo entenderá (va subiendo música de violines)…pensarán que estás loco, que estás zumbado…pero tú sabrás tu misión..si crees fuerte, a la gente le llega…haciendo algo que la mayoría de la gente no suele hacer, ¡ser la mejor versión de ti…inténtalo!…¡tú puedes!…(música triunfal) … promete de verdad que serás el ejemplo…este año como colaborador, llegarás al Summer y habrás puesto las bases para que el siguiente año sea incluso mejor…me digo, creo en tres valores: fe, amor y fuerza,…porque en la vida hay que tener confianza y fe y que todo pasa por algo…(silencio) y mucha fe en ti…que todo pasa por algo, pero tienes que creerlo muy fuerte…y luego amor…porque eso cambia las cosas (cambio de música, más suave)…tenemos que amar fuerte, cada mañana…decir OK, hoy tengo un día maravilloso amarse significa querer lo mejor , y dar mucho amor, recordarte, ser cálido con la gente…y la fuerza, porque es importantísima, sino no cambiamos nada…falta la fuerza (música ) sacando cojones, afrontando el miedo, afrontando las situaciones y las personas…un líder es eso: fe, amor y fuerza…y con esto te deseo lo mejor…lo repito, estoy muy agradecido de haberme cruzado contigo este año, que para ha sido un año increíble…y yo voy a estar siempre, y voy a dar siempre más…nadie es perfecto, pero vamos a mejorar, más a mi mismo, siempre más…ahora, cambian las cosas…para hacer que la vida sea más grande, de verdad quiero cambiar…cuando acabe esta visualización, puedes mirar detrás, delante y al lado y mirar a los ojos de los demás y ver en ellos personas como tú, con un corazón grande que aman la vida y a si mismos y a los demás…y creo que son personas con las que puedes contar y aquí se acaba, podemos irnos a tomar algo…muchas gracias por todo…(silencio) por confiar, por estar…y de verdad que tenéis todo mi respeto y todas mis ganas…os dedico, te lo dedico, os lo dedico a vosotros todo lo mejor de mí…os lo dedico porque sois mi gran empujón para mí…y entonces ahora sí, <acabo oficialmente>…puedes abrir los ojos cuando quieras y  decir <acabo oficialmente la colaboración e este año>”.

Junto a este tipo de visualizaciones inducdotras de estados de ánimo para anclarlos a la idea-misión del grupo (vender cursos), en otras actividades, los participantes deben repetir las frases que va diciendo el instructor, de manera reiterativa, en una suerte de recitación colectiva donde se entonan expresiones que parecen servir de mantra del estilo: “cuido mi vida..creo en mi vida…creo en mi vida…yo soy una fuerza…soy un líder…yo llevo mi vida a un nivel superior…ahora es el momento…es ahora el momento…yo amo mi vida, yo amo vida…cada momento que pasa soy muy feliz, soy muy grato…soy responsable..mi pasión y mi amor son contagiosos”. Incluso también es posible observar expresiones que se emplean en el curso que deben repetirse los potenciales cuando salen a la calle para resultar a futuros inscritos a los cursos: “mi visible refleja mi invisible…yo no elijo cuando no estoy bien o cuando no obtengo resultados…mi instructor tiene siempre razón…yo no vuelvo a casa insatisfecho…lo que no gestiono me gestiona…humildad durante la preparación y arrogancia durante la performance”.

Como la finalidad esencial de esta empresa es inscribir a más personas, durante los cursos no dejan de darse instrucciones precisas acerca del cómo promocionar los cursos: “hay que mirar a la gente, la mirada es una caricia…y la voz, subir o bajar para obtener una respuesta….hay que mirar a todos, especialmente los que están más atrás que son los que pueden desconfiar…que empiecen la demo con la cara que quieran, que yo los transformo…después de cinco minutos tienen que sentir que somos profesionales…la demo es una poesía, pero la primera parte hay que memorizarla, como un loro…palabra por palabra…hay que <anclar bien esas palabras y los movimientos>…hago una pregunta, subo el nivel de voz y levanto así un poco el cuerpo, así logro <anclar esa pregunta>…la demo, se utilizan dos o tres voces…<la voz tiene colores>: el verde, amarillo y rojo…el verde es la voz eléctrica, la voz de la diversión…de compartir algo divertido…la voz de la explicación es amarilla, la de la profesionalidad, explicas la estructura del curso, todo eso…y la voz roja es la que tenéis que aprender. Es la voz de cuando tú hablas de algo importante, como por ejemplo tomar una decisión…y esa voz de corazón, para llegar a la gente, cuando puedes decirles ¿quieres vivir sin todo esto?…en lugar de llegar a la mente, intento llegar al corazón…mirar a los ojos y llegar profundo cuando se ofrece el curso…cuando puedes decir, te doy un consejo,  <apúntate ya>…tengo dificultad en contarte en tan poco tiempo lo que es un curso …te aconsejo que lo hagas y tú luego me lo agradecerás…yo lo que quiero es gente que tenga el valor y quiera hacerlo ahora…le das mensajes de apuntarse ya… para apuntarse al curso que empieza ya, mañana… aunque no sea así..pero hay que dar ese mensaje”.

De hecho, lo argumentos utilizados siempre van en la dirección de darle la vuelta a las cosas para que no parezca lo que son, como por ejemplo cuando vienen a indicar que “la gente hace el curso y luego igual quieren compartir el curso con un hermano, y me llaman de si pueden volver a hacer un curso con su hermano…¡no le voy a cobrar!… por eso abrimos esa posibilidad de que traigan a alguna persona y pueden volver a hacer el curso… le estoy dando un enfoque interesante ¿no?…y escribo la próxima fecha disponible, quedan tres o cuatro plazas…<os digo una cosa, tomad una decisión: o sí o no>…la única respuesta que no quiero oír es mañana es <ya te lo digo, ya te llamo>…¡si has entendido el valor del curso, entonces apúntate ya!…mañana mañana mañana… eso se convierte en nunca…¿no quieres hacerlo? No hay problema, ¿no quieres conseguir resultados? Pues no te apuntes…Sabemos que eso es un perdedor”.

Para “colocar” el curso, hay que tocar todos los resortes según los instructores, pro especialmente aquellos que tienen que ver con emociones, “vender es motivar bien, es hacer tocar la gente las emociones…¿qué vas a hacer con esta memoria?…vender es tocar las palancas positivas y negativas…mucha gente se mueve con palancas negativas, poder tocar cosas como <¿qué pasó que todo lo que empezaste no lo acabaste?> … o las veces que te agobias o lo dejas…hay que tocar las palancas negativas  y las positivas, esas dos palancas…en esa parte de la presentación, hay que entender las cosas que más joden a la gente o las que más motivan a la gente, que lo visualicen, que lo vean, que lo entiendan”.

El año pasado, durante el Summer Camp, alguno de los asistentes sacó el tema de si el funcionamiento de Genius era o no sectario, a lo que los instructores respondieron que “¡es super divertido este tema!…¡otra excusa!. En España, este tema lo utilizáis más que en Italia…La gente sabe que te encuentras mal cuando te dicen eso, que te bloqueas…si mañana te digo <tú eres una ladrona>, pero tú sabes que no lo eres…entonces ¡no puedo tener miedo de algo que no he hecho!…¿Me explicas cómo puedo saberlo? Yo he hecho el curso, he hablado con las personas…o soy un tonto de la ostia o has leído un comentario o has hablado con una persona…pero ¿has hablado con alguien del curso? ¿Has hecho el curso? Entonces, ¿cómo puedes saberlo?…si estuviéramos en la calle del Timo en el Born, ni me apuntaría a ese curso…pero estamos en Gran Vía 690, después de cuatro años que hacemos con cursos de casi 100 personas al mes, si hiciéramos algo de malo alguien llamaría a la puerta ¿no?…Cuando haces los cursos en un hotel te dicen que es una secta por hacerlo en un hotel… cuando estás en un despacho te dicen lo mismo…porque están buscando una excusa…Recuerdo que una persona un sábado por la noche dijo que no quería seguir con el curso y que le devolviéramos el dinero, así que yo me preparaba a darle la hoja para devolverle el dinero y cuando salgo resulta que me encuentro a los Mossos de Esquadra… porque este señor había creído que yo no le devolvería el dinero y en ese rato llamó a la policía… increíble ¿no?…y se han ido…Los comentarios que se encuentran por Internet…bueno, bueno… ¿a quién vas a creer?….hay persona que trabajan en la seguridad de la gente, confía en mi, hubieran venido a llamar a mi puerta. Pero no los están haciendo. Porque no tienen nada que decir. <Es una secta porque visten bien>. O <el logo que si parece de una secta>…todo son excusas…ya lo sabéis, excusas para no inscribirse a los cursos”.

Otra participante del Summer Camp explicaba que cuando fue a inscribir a algunos conocidos, “me dicen a veces que si la jerarquía, que si subes de nivel, que parece muy piramidal, como una secta…yo les cuento: haces el curso y luego la colaboración, y claro, tenemos relación entre nosotros y cuando llegas a un cierto nivel, pues ya somos como una familia y es natural vivir juntos”. Cuando el instructor escucha ésto, dirigiéndose directamente a esta participante le dice con un tono muy firme: “<De qué les has hablado>…tu tienes que centrarte en vender el curso, en la promoción…no en hablar de la colaboración con la gente…si mañana voy a promocionar para hablar del ONE, hablare del curso, nada más…que sino la gente se monta una historias…no habléis de cosas que no conocéis…<preguntas de mierda, respuesta de mierda>…yo me fui a vivir con los colaboradores cuando consideré que tenía que entrenarme…hablas de una familia, igual mejor decir que mi compañero de trabajo y yo somos grandes amigos…pero si os hacen preguntas donde no sabéis… ¿la jerarquía? Somos muy parecidos a una franquicia, se habla por hablar…Si, la gente pregunta estas tonterías… es mas fácil preguntar si te interesan las técnicas o los resultados…y si no sabéis qué contestar, mejor que no contestes nada…la diferencia nuestra con MLM tipo Amway o Herbalife, piramidal…nosotros no hacemos así, tu apuntas a ella siendo colaboradora oficial, ganaras 44,25€ y ya está…si él hace inscritos tu ya no ganarás nada…¿confiáis en que al menos nosotros a vosotros decimos la verdad o no?”.

Para neutralizar cualquier duda, se hace referencia a la propia experiencia del isntructor para forzar una identificación con el mismo, “la gente a veces es desconfiada porque todos están sonrientes…como si hubiera droga…también mi madre me preguntó al acabar el curso, ¿te han hecho beber algo?…pero estás tú en medio y sabes que todo eso son excusas para no apuntarse y marcar una diferencia. Hay que tenerlo claro: este curso no es para todo el mundo y no pasa nada…un potencial apunta a muchos, porque mueren muchas personas por el camino, no puede apuntar a todos. El objetivo del Eagle es conseguir resultados no obstante las circunstancias…yo también tuve preguntas, dudas… pero eso son pajas mentales que tienes entre medio y que te frenan…una vez haces el Eagle, todo cambia, tu alrededor es la ostia, desarrollas una felicidad de la ostia”.

Veamos otra visualización guiada que hacen al finalizar el Summer Camp, orientada nuevamente a asociar la actividad de inscribir a otros conocidos con estados emocionales de sentirse “especial”, “escogido para una misión”, ya que “esta visualización marcará la diferencia, os dará lo que os falta para empezar acciones no sólo en la colaboración sino en toda vuestra vida…ojos cerrados, siempre, pase lo que pase…dentro el aire y fuera el aire… (música suave) empieza a pensar en las tres personas que has subrayado, pregúntate por qué tendrían que apuntarse al curso…¿cuál es la razón por la que debería apuntarse al curso?… busca algo práctico…(sube algo la música) imaginad que la invitáis y véis que os dice sí confío, elige venir a ver la presentación…imagínate ese día, estás esperando que lleguen…imagina que acaba la presentación te dice que confía en ti y que se apuntará al curso…dentro el aire…empieza a imaginar, el viernes del curso, no ves la hora que lleguen las cuatro de la tarde para ir a recibirlo…imagina estar durante la acogida con tus compañeros de colaboración…que será un fin de semana de la ostia…empieza el curso con un buenas tardes dicho dos veces, descubre la actitud mental positiva…luego llega el instructor, hace la actividad del niño…ves que se divierte, está concentrado…y después las buenas noches…imagina qué podría significar para él…y que antes de salir te busca,..y el día siguiente cómo aplicar las técnicas, el mapa mental…por la tarde escucha el mensaje del péndulo y entiende que no hay nada más fuete que a persona que se lanza en la vida y lo da todo…y que ha elegido llevar la vida a un nivel superior…y el domingo escucha el mensaje de la pulga y entiende que vale la pena pedirse más, que no hay límites, solo son mentales…durante la comida lo ves nervioso, asustado…(van entrando otras personas, las que los inscribieron, al frente)…(sube música) aprende qué significó la visualización, imagina que lo haga él también…parece que haya entendido el valor de todo esto…y sientes la gratitud, la fuerza de estar en un buen camino, de hacer el bien para la gente…inspira el aire…y fuera el aire…y después de ésto entiendes que ha legado el momento de elegir qué tipo de vida quieres vivir…¡cuánto quieres ser grande, potente!…(cambio de música con más fuerza) sientes dentro de tí una fuerza, una emoción…te dices ¡yo acepto mis retos, ahora es el momento, ahora esa el momento de no echar atrás!…seguir recto…soy una herramienta para las personas, soy la fuerza para el bien, soy amor…y como tengo mucho amor, soy un ganador…(música más fuere, algunos lloran)…imagínate, todos los días de tu día a día, levantarte y hacer, levantarte otra vez. Porque ahora te has convertido en un grande, puedes marcar la diferencia en la vida de las personas. Eres un ejemplo para tus amigos y tus padres. Y te sientes potente. Y ves tu camino para seguir adelante…estás cada vez más cerca del Eagle, de la persona que quieres llegar a ser…has subido mucho, por eso la gente confía más…te llegan menajes de que has cambiado, estas cambiando para llegar a ser lo que quieres ser…has aprendido un mensaje importante, que en la vida hay que ir sin pedir nada a cambio. Y es eso lo que hacen los colaboradores, dar dar y dar…has elegido el camino del desarrollo y del cambiar de verdad…(música diferente de misterio), has escogido un nivel superior…imagínate ir a la noche de colaboración, una cualquiera, pero tu sabes que es tu noche…nadie te saluda, te preguntas por qué. Los ojos transmiten una emoción muy fuerte…y ves a tu instructor que se levanta y con los ojos brillantes mira a todos los colaboradores y dice que un colaborador ha escogido llevar su nivel a un nivel superior..has sacado las alas, te has convertiros en un colador oficial…te miran a los ojos…y te dice: eres un hombre, has conseguido el Eagle, porque te lo has ganado…compartiremos algo que nunca olvidarás, y te abraza y sientes la fuerza…te pone el pin, te mira a los ojos…que ahora mismo ya eres parte de su familia, de su grupo, de las personas que han entendido el marcar la diferencia…el momento es ahora, y te da un abrazo y sientes el corazón a mil, porque ese momento no lo olvidarás nunca…y cuando sientas dificultades en la vida recodarás que tienes alas para levantarte…por que es tan importante para tí (música ensordecedora) qué aprendiste en este camino…dentro el aire y fuera el aire…bien…y ahora mismo sabrás, que todos los días…irás por la calle (música alegre) estarán con tu familia, pero con un pin notándolo en tu americana, la punta de tu corazón…un pin plateado para todas las personas que ha elegido llevar su vida a un nivel superior…pero ya no estás en las noches de colaboración igual, porque ya eres un colaborador oficial, eres un ejemplo a seguir…y ahora extiende tus manos y coge las de tu compañero de al lado..que todos formamos parte de un equipo..quiénes te ayudaron,…dentro de ti sabes que nunca serás la misma…hacemos parte siempre dle mismo equipo, de las personas que han elegido volar más alto..y has entendido que el Eagle Noe s más que el principio…de algo mucho más importante (cambio de música, sincopada) donde quieres volar, qué quieres hacer… (música que dice “este es tu gran día, sígueme dentro de mi fábula…no ha sido fácil”)…y ahora abre los ojos y mira las personas delante de tí (algunos lloran)…mira con qué fuerza te miran…seguro que alguno de ellos y esta diciendo ven aquí…elígelo de verdad…para compartir…(acaban todos cantando la canción,…ahora mírame a los ojos y lo verás…mírame a los ojos y lo sabrás…volar muy lejos y volar muy alto…)”

Si bien hay otros elementos que quizá en una entrada posterior podremos ampliar, conviene que los colaboradores se pregunten a si mismos una serie de cuestiones para poder discriminar acerca de si la dinámica de relación en la que se encuentran se acerca más al polo del sectarismo que no al de una relación no explotadora: ¿existe una organización piramidal con cadena de mando y subordinación? ¿se dan premios o castigos emocionales a la hora de cumplir con las expectativas del instructor? ¿la actividad de grupo ocupa cada vez más el día a día? ¿el instructor se presenta como alguien especial a quien emular? ¿se interviene en detalles de la intimidad? ¿la intensidad de lo vivido dentro es muy elevada? ¿el cambio que se propone es radical? ¿las relaciones con otras personas giran cada vez más en torno a personas vinculadas al grupo? ¿queda poco tiempo para otras relaciones o para tener relación con la propia familia? ¿se insiste en enrolar dentro del ámbito de los conocidos y familiares? ¿en el proceso de transformación hay cambios radicales en las amistades, aficiones o intereses? ¿los de fuera observan aspectos que irritan o molestan? ¿la tarea que se propone es planteada como una misión única y prácticamente trascedente? ¿continuar en el grupo es sinónimo de la salvación? ¿hay mucha actividad proselitista? ¿se anima a hacer proselitismo? ¿hay frases o expresiones que deben repetirse para mentalizarse? ¿queda poco tiempo como para descansar o hacer otras actividades de ocio o estudios? ¿hay control de lo que se habla dentro del grupo y lo que puede decirse hacia afuera? ¿se hace referencia a la sexualidad? ¿hay movimientos económicos poco claros?.