La Escuela Agama Yoga colapsa tras múltiples denuncias de abusos sexuales y violaciones

By |2018-09-11T20:44:35+00:0029 julio, 2018|Agama Yoga, MISA / Yoga Esotérico|

El fundador de la Escuela de Yoga Agama, el autoproclamado Swami Vivekananda Saraswati, ha sido acusado por numerosas alumnas y devotas por delitos de agresión sexual y violación, junto a varios de sus “maestros de yoga” más experimentados, quienes también han sido acusados de agresiones reiteradas.

Swami Vivekananda se describe a si mismo como el “brillante exponente de una tendencia de pensamiento única y moderna en Yoga” que “ha alcanzado altos niveles de realización espiritual”. En la práctica, la Escuela Agama es uno de los centros de entrenamiento de yoga más grandes y exóticos del mundo.

El maestro del susodicho Swami fue el bien conocido gurú del porno- yoga rumano Gregorian Bivolaru, que como ya indiqué hace unos años fue sentenciado a seis años de prisión por mantener relaciones sexuales con una menor de edad. Bivolaru, fundador de MISA (Movimiento para la Integración Espiritual en lo Absoluto), fue también acusado de “coaccionar o seducir a cientos de mujeres vulnerables para que participaran en videos porno de contenido duro” (algunas de las cuales eran menores de edad). Aparte, los testimonios de diversas ex miembros han confluido hacia que se daban grados diversos de abusos sexuales dentro del movimiento, bajo la idea de que se alcanzaría la iluminación tántrica con menores de edad, que en algunos círculos se estimulaba la ida de que la iluminación pudiera alcanzarse tras mantener relaciones sexuales con 1.000 vírgenes o las continuas entradas y salidas de chicas de la casa de Bivolaru.

Narcis Eduard Tarcau (el verdadero nombre del Swami denunciado)  es de hecho un ex instructor de MISA que en 1990 recibió la tarea -por indicación directa de Bivolaru- de poner en marcha NATHA en Dinamarca (aunque terminara siendo reemplazado por el nuevo favorito de Bivolaru, Mihai Stoian). Swami Vivekananda Saraswati fue miembro de MISA desde 1981 hasta 2002, hasta que en 2003 fundó su propia escuela en Tailandia, la “Escuela Yoga – AGAMA”.

Si bien se desligó formalmente de MISA el pasado año 2003, es evidente que ha mantenido el mismo patrón de abuso espiritual y depredación sexual de quien fuera su gran maestro espiritual, Gregorian Bivolaru.

Desde que puso en marcha la Escuela, ésta se ha convertido en uno de los centros de tantra yoga más grandes del mundo con miles de estudiantes que han pasado por sus cursos. Una escuela registrada en la Yoga Alliance que ofrece, entre otras, una capacitación de instructores de yoga de 200 horas y 500 horas, una capacitación de instructores de tantra yoga y la certificación de terapeutas de yoga.

Ahora, unas treinta mujeres, -muchas de las cuales son antiguas colaboradoras de alto nivel-, han presentado sus respectivas denuncias de abusos sexuales contra el Swami y otros maestros de Agama. Las denunciantes refieren situaciones de abuso sexual aprovechando momentos de borrachera, situaciones de terapia o asesoramiento espiritual en las cuales el Swami proponía para problemas de ansiedad mantener relaciones sexuales con tres hombres al día, clases de tantra yoga en las cuales se podía abalanzar sobre alguna discípula para violarla, masturbaciones forzadas bajo el pretexto de un masaje energético, abusos verbales y emocionales junto con humillaciones sexuales o sesiones de masaje yoni en las que terminaba aprovechándose sexualmente de las mujeres, entre otras situaciones más o menos habituales en las que el Swami forzaba las relaciones sexuales.

Los otros ayudantes avanzados del Swami que han sido acusados de abusos sexuales son Somananda (Moses Maimom), Muktananda Mistry (Khushru Mistry), Serkan Temel (un maestro avanzado que abrió Agama Linz en Austria) y Ram Avnur.

Las mujeres (y algunos hombres) que han ido denunciado los abusos sexuales sistemáticos dentro de la comunidad Agama, han sido tildadas de “incitadoras”. O, en el mejor de los casos, tras la denuncia se ha realizado algún pequeño cambio dentro de la Escuela sin mayor impacto sobre la fuente de los problemas. Reiteradamente, Swami y otros maestros y personal de alto nivel han desacreditado todas las denuncias como “basadas en el ego” o “fruto del drama”. También se les ha tildado a estas mujeres que han denunciado como “impuras o no avanzadas”. Swami Vivekananda advierte a aquellos que se atreven a hablar en contra de él que están bajo “influencia demoníaca” y que se enfrentarán a “consecuencias infernales para sus próximas reencarnaciones”. Aparte, las denuncias incluyen detalles de cómo otras personas significativas dentro de la Escuela, aún a sabiendas de la naturaleza de las denuncias, hicieron caso omiso de las mismas.

Es el caso de la directora del programa de capacitación de docentes en terapia de yoga y médico de profesión, Ananda Maha (Dra. Mihaiela Pentiuc), quien “hizo la vista gorda ante cada abuso, a menudo incluso enviando mujeres al Swami porque Él es el mejor en lo que hace” (Maha mantiene una relación de más de 20 años con Swami, que comenzó como sexual y ahora es espiritual). Peor también el caso de otra maestra de yoga, Justine Baruch , que dirige el programa de entrenamiento de iniciación de Agama Tantra y ha enseñado allí durante 15 años, “pero que también ha hecho la vista gorda, incluso culpando a las mujeres por tener problemas…muchas mujeres han ido a ella, quien les ha dicho que todo eran proyecciones hacia Swami y que tendrían que aprender a lidiar con esto”.

Igualmente, las denuncias incluyen también referencias a diversos grados de abuso verbal y amenazas, como por ejemplo que “puedo romper las piernas de la gente si sí lo quieren”. A los que se han atrevido a decarar los abusos, les dice que están bajo la influencia de “influencias demoníacas” y que hablar equivale a “cometer terribles crímenes espirituales”, lo cual además se seguirá de “consecuencias infernales para muchas vidas futuras”. También ha acusado a las mujeres de crear una relación con Él que se basa en “la neurosis egocéntrica”. Todas estas acciones (las denuncias en contra suya)”serán muy bien pagadas kármicamente”. Y como colofón, “todo aquél que continúe con ésto quedará sujeto a una mayor influencia demoníaca”.

Hay muchas críticas negativas sobre Agama en TripAdvisor que advierten a los estudiantes potenciales sobre Swami y la cultura de explotación que lo rodea (por ejemplo pueden llerse algunos hilos críticos Manipulación sexual de los Shakti , Cuidado con los gurús falsos y El vientre oscuro de Agama).

Todos estos abusos se dieron en un contexto en el que, de acuerdo a la experiencias de diversos ex miembros, se manifestaba explícitamente que “las mujeres son fundamentalmente inferiores en el camino espiritual” y que “los hombres son fundamentalmente superiores…razón por la cual hay tantos santos y seres iluminados varones a lo largo de la Historia”. La filosofía del Swami consideraba que los hombres “logran despertar a través del samadhi (conciencia meditativa), mientras que las mujeres lo logran a través del sexo”. En este mismo contexto, en Agama enseñan a los hombres a no usar preservativos “porque interrumpe el flujo de energía”.

Durante años, se han ido produciendo abusos en la Escuela de Yoga Agama, con una primera gran desbandada de seguidores en torno a 2015, hasta que el año pasado empezaron a saltar nuevas denuncias. Las denuncias cursadas incluyen detalles también acerca del trato de la Escuela de Yoga con la policía tailandesa y el gobierno, en donde se indica que el Swami estaba pagando a las autoridades para mantener el silencio sobre algunas cuestiones. Un antiguo miembro del personal que trabajó estrechamente con Swami durante años, asegura que ya fue expulsado de la India hace años, en donde operó durante bastantes años, porque también aparecieron denuncias por violaciones de estudiantes.

Los escándalos sexuales no son nada nuevo para las comunidades de yoga y tantra. En un contexto general en el que se tiene confianza ciega en que la entrega al Swami es la vía hacia la iluminación,  en donde se venera al gurú como presencia de una autoridad divina y en donde aparecen patrones de abuso y negación institucional, los gurús abusivos pueden seguir perpetrando diversos grados de abuso espiritual y sexual durante años; muchas de las mujeres realmente creían que lo que Swami estaba haciendo era Tantra y las dejaba confundidas y dudando acerca de si mismas.

Desde que hace escasos días saltaron a diversos medios de comunicación las denuncias contra el Swami, éste y los restantes acusados han desaparecido de Tailandia y se dirigen hacia Europa. En la Escuela, los estudiantes se refieren a que “la situación es de caos”, el lugar se ha convertido en una “ciudad fantasma”. Desde hace unas semanas, varios maestros han renunciado, “porque hemos visto que la escuela no tiene intenciones reales de cambiar y mantiene la negación y el secreto. No podemos respaldar un sistema que no respalda a los docentes y estudiantes que resultaron heridos. Comenzamos a ver toda la manipulación”. Por su parte, un residente de Ko Pha Ngan ha abierto un grupo de Facebook llamado Boycott Agama, donde las personas pueden mantenerse al tanto de la historia.