El Maestro que no pudo preparar sus lecciones debido a la “Santa Inquisición médica”

By |2018-05-26T15:51:08+00:0025 mayo, 2018|Nueva Medicina Germánica|

Si bien el pasado 2012 ya escribí al respecto de Françoise Leduc y Louise-Marie Bédard, dos pretendidos terapeutas encuadrados dentro de la Nueva Medicina Germánica -uno de los cuales había sido condenado por el Tribunal de Quebec-, ahora, años después, diversas personas que se apuntaron a la formación online se han encontrado con un funcionamiento fraudulento.

Recordemos que el pasado 2010, el equipo del programa de televisión JE de la cadena canadiense TVA reconstruyó el proceso canceroso de Alain Piat, que terminó muriendo de cáncer de próstata y huesos, soportando dolores indecibles por seguir ciegamente los principios de la Nueva Medicina Germánica (NMG). En esos momentos, la periodista Louise-Marie Bédard y el naturópata François Leduc, le convencieron para que se pusiera en manos de la NMG. Filmados por una cámara oculta, François Leduc relataba su punto de vista: “el cáncer no es un enemigo, es un aliado” o “la quimioterapia también es simpaticotónica…bloquea la reparación”, mientras que Louise-Marie Bédard afirmaba que “es una buena señal cuando estás sufriendo…significa que el cuerpo se repara a sí mismo”. En el mismo reportaje, aparecía también la esposa de Piat, Veronique Maillard, quien indicó que “mi esposo llegó a decirme en un momento dado: ‘Debemos separarnos, François me ha dicho que sanaría más rápido’”. Toda esta situación llevó a que se abriera una denuncia ante el Colegio de Médicos de Quebec, que finalmente terminó en un juicio en el Tribunal de Quebec y la condena de Françoise Leduc en enero de 2012 a pagar 26.000€ de indemnización a la familia por los daños causados.

La situación actual es que numerosos alumnos -probablemente unos 130 en estos momentos-, se apuntaron a la formación que ofrecían ambos terapeutas a través de la plataforma Material de NMG (un espacio web que empezó a funcionar a finales del pasado 2012, justamente poco después de que Leduc fuera condenado por el Tribunal de Canadá), pero no han podido llegar a realizar todas las lecciones a las cuales se habían inscrito en un inicio,  quedando colgados durante tiempo esperando completar el programa prometido.

Como pueden imaginarse, el descontento entre algunos alumnos empezó a aflorar a medida que pasaban los meses y no llegaban las siguiente lecciones que se les había prometido al inicio al realizar su inscripción online y al ritmo marcado en la programa. Básicamente, los argumentos que han dado para manejar esta situación es que “nuestro maestro Françoise Leduc está atravesando problemas legales y eso retrasa el ritmo de publicación de las nuevas lecciones”. Simultáneamente, parte del argumentario empleado para salvar las críticas de los alumnos descontentos ha girado en torno a la idea de que los alumnos deben “hacer un ejercicio de comprensión sobre lo que es la Inquisición Médica…porque es como tener un fusil en la sien”.

Acompañando todas sus explicaciones de un tono victimista, los organizadores apelan a los sentimientos de los alumnos, “[para que] se pongan en la piel de quien lucha por enseñar y practicar algo que atenta brutalmente contra el sistema establecido”. Con estos y otros  argumentos similares (“está perseguido injustamente”, “ha tenido que vender todos sus bienes para saldar la deuda legal”, etc.), el proceso de entrega de los contenidos prometidos ha seguido posponiéndose en el tiempo hasta la fecha actual.

De hecho, ahora hace justamente tres años que los organizadores de los cursos indicaban que “el 27 de mayo [de 2015] será el último día para pagar la multa de casi 30.000 dólares [26.000€] por supuesta práctica ilegal de la medicina”, aunque de hecho nos consta que desde que se abrió la formación a finales del 2012 el argumento fue siempre el mismo.

Los organizadores no han dejado de insistir en que “estos acontecimientos han sido repentinos”, lo que no se ajusta a la realidad, ya que Leduc empezó a ser investigado en torno a 2009-2010, la emisión del programa de televisión canadiense data de 2010 y el propio Colegio de Médicos de Quebec fue el que demandó a Leduc ante el Tribunal de Quebec el pasado 2011, demanda que se resolvió como he indicado en enero de 2012.

Pese a todo, a finales de mayo de 2015, los organizadores aseguraban que Leduc había abonado ya la cantidad a la que había sido penalizado, asegurando que en poco tiempo “se restablecerá la normalidad”. Cosa que no ha sucedido. Por otra parte, la formación que ofrecen es muy básica y nunca dan fuentes bibliográficas sobre el origen de los contenidos que aportan. Cada Unidad Didáctica se subdivide en Lecciones y cada Lección corresponde a un órgano del cuerpo, que es explicada mediante un vídeo que suele durar unos 15 minutos, cuyo contenido transcrito ocupa apenas dos hojas de texto. Sobre cada órgano se especifica el DHS (Choque Biológico o Síndrome de Dirk Hamer), el Sentido Biológico y los síntomas de la fase activa y de la fase de reparación. Actualmente, tienen colgados en su plataforma hasta el nivel Medio (hasta la unidad 5 incluida), que han tardado tres años en colgar online como mínimo; los contenidos de los niveles Avanzado y Especializado no los tienen colgados en su plataforma y si aplicamos el mismo tiempo que tardaron con los precedentes, los restantes contenidos tardarán otros tantos años en estar disponibles.

Una segunda línea de defensa de los organizadores ante el progresivo descontento de bastantes alumnos, ha sido que tales retrasos en la entrega de las lecciones prometidas se debía a que “no se había alcanzado el numero de alumnos previstos”, atribuyendo todas las irregularidades a tal fallo de cálculo de la previsión de estudiantes. Además, ante algunas críticas, el mismo Leduc ha indicado que “buscar la culpa en los organizadores, es una actitud dictada por el cerebro reptiliano y yo ya no soy reptiliano”, es decir, que criticar algo más que evidente es tildado como algo negativo, menos evolucionado según su jerga.

Sin embargo, con un colectivo de 130 estudiantes inscritos -ahora colgados en la formación NMG-, cada uno de los cuales pudo llegar a abonar unos 350€ para inscribirse a la formación completa, la cantidad resultante es de 45.500€, más que de sobra para abonar en su momento la pena legal que tenía. Pero el problema se complica cuando desde la misma organización del curso se ha argumentado que, en realidad tuvieron que ayudar económicamente al mismo Leduc a saldar su deuda con la Justicia. Lo que deja a los alumnos en el mismo punto, ¿qué se ha hecho entonces de los 45.500€ obtenidos si es que se le ayudó a pagar su deuda con la Justicia?

Un tercer elemento que es de interés, radica en la crítica que los mismos “terapeutas” realizan de la así llamada “biodescodificación”, de la que dicen lo siguiente: “la BNE (que es prácticamente lo mismo que la Biodescodificación o Decodificación Biológica) no tiene absolutamente nada que ver con la NMG….[la Biodescodificación] es una forma muy peligrosa de engañar a la gente y de provocar pérdidas humanas a través de una pseudociencia …La Biodescodificación (Biologie Totale y otras avenidas) es una peligrosa deriva de la NMG y puede tener graves consecuencias, así nunca podríamos recomendarla. Si bien es conocido que la BNE bebe directamente de la Nueva Medicina Germánica, a la par que de otras fuentes esotéricas, no deja de llamar la atención que lo califiquen como una deriva y una estafa, cuando el mismo Leduc fue condenado por estafa e interferir en la condición médica del paciente fallecido y ahora ha puesto en marcha unos cursos que desde hace años no cumplen con lo prometido en el momento de la inscripción.