Diversos medios de comunicación italianos se han hecho eco estos días de la emigración de 38 familias italianas a Mexico (Xul, Yucatán) para prepararse de cara al anunciado final del mundo del próximo 21 de diciembre de 2012. Estas familias están vinculadas a la asociación esotérica “Quinta Esencia“, cuyas prácticas y modo de vida no son muy conocidos pero cuyo discurso vertebrador parece girar en torno a la ecología. El lugar en donde se han refugiado están a prueba de explosivos y tiene numerosos túneles subterráneos y de acuerdo con los familiares, será un buen lugar para refugiarse del cataclismo anunciado.